Aún recuerdo esa noche en la que llegué muy tarde a casa y me estaban esperando mi esposo y mis hijos.

Estaba desesperada porque había perdido mucho dinero en el casino y lo último que me imaginé era verlos ahí sentados tan serios. Al principio me asusté porque eso nunca había sucedido antes.

Mi esposo me preguntó de dónde venía y yo no supe que contestar. Era evidente que estaban preocupados y enojados. Con voz temblorosa respondí que estaba en casa de una de mis amigas pero no me creyeron porque ella había ido a mi casa a buscarme y se había quedado mucho rato esperándome.

Todos me habían llamado por teléfono pero yo no había contestado a ninguna llamada. Mi esposo había recibido ese mismo día los estados de cuenta de mi tarjeta y vio las cantidades que yo había firmado en el casino. En menos de un mes había llegado al límite de crédito. Mis hijos estaban sentados viendo y oyendo todo lo que su papá me decía.

Oyeron perfectamente que mi esposo me dijo que se iría de la casa y que yo tendría que ver cómo salía del problema. Ya habíamos tenido muchas discusiones por las cantidades que él había tenido que pagar pero no sabía en qué gastaba tanto dinero. Me dijo que había abandonado todas mis responsabilidades y era cierto pues casi nunca había nada en la casa y muchas cosas se habían echado a perder.

Yo estaba siempre fuera y dejé de atender mi hogar, y mis hijos ya ni me pedían nada porque siempre les decía que no tenía tiempo. Fue entonces cuando acepté que tenía un problema serio con mi forma de jugar y les pedí una oportunidad. Entré a Jugadores Anónimos y acabo de cumplir un año sin apostar. Agradezco haberme dado cuenta a tiempo. Estoy empezando a recuperar mi vida.

Anónimo.

"UN DÍA A LA VEZ".

Plaza Cosmos View. Calle 23 No. 349 x 12 Local 3. Col. San Esteban. Tel. 9994 55 2639

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos