Los ángeles no establecen contacto solo con personas especiales o de un modo secreto. Lo hacen abierta y gozosamente trayendo buenas nuevas; estar con los ángeles no es sentarse en una habitación obscura, con música misteriosa, una bola de cristal y velas parpadeantes; es conversar, simplemente. Hablar con los ángeles es la cosa más natural del mundo.

Cualquiera puede hacerlo, solo hay que tener esa disposición natural y sencilla para lograrlo. Cuando hacemos preguntas a nuestro ángel, podemos estar seguros de obtener respuestas. Pero esa comunicación solo surge del profundo deseo de saber, la voluntad de escuchar y recibir. Preguntar no es exigir, ni desear codiciosamente; es permanecer abierto, sin opinión ni crítica, mientras la información se va agrupando; preguntar significa simplemente, aceptar lo que se presente, y confiar que, en el momento debido, el entendimiento correcto y destacado se hará conocer para el bien de todos, de modo que el contacto nunca será forzado.

¿Es bueno buscar el contacto con los ángeles? Claro que sí, porque además de brindarnos su amor, su inspiración, su apoyo y agradable compañía, nos pueden guiar mediante sincronicidades, o sea, el encadenamiento “casual “de hechos significativos que vienen en nuestra ayuda para que podamos lograr nuestros más elevados propósitos.

Los ángeles también nos dan señales, pistas e incluso consejos directos o a través de canalizaciones o telepatía, para conducirnos hacia lo que es mejor para nosotros en los momentos más fuertes o de encrucijadas más importantes de nuestra vida, allanando así nuestro camino de regreso a la divinidad.

Entablar contacto con ellos es un preciado regalo y un potente catalizador en nuestro proceso evolutivo.

Son los mejores psicólogos, pues nos ayudan a descubrir nuestras respectivas trabas y bloqueos; los mejores médicos porque nos develan el verdadero origen de nuestras enfermedades y los mejores asesores, ya que nos ayudan a modificar nuestro presente para elegir el más luminoso futuro. ¿Qué más podemos pedir?

Por: Maria Theresa Cano / Angeloterapias / Curso 26 febrero / 9999-00-58-99

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos