Cuando le he preguntado a las personas si creen en la existencia del amor eterno, la mayoría responde no, no porque el hombre… no porque la mujer… porque la vida… porque el trabajo, etc. Siempre echándole la culpa a todos o todo, menos haciéndonos responsables de ello.

Nadie se pone a pensar en amarse a uno mismo, siempre resalta la necesidad de alguien o algo a nuestro lado que esté pendiente, atento, escuchándonos, etcétera, y si esa persona o cosa no está, entonces no existe el amor eterno.

¿Y en verdad es así?, así como idealizamos el amor, probablemente jamás descubramos el amor eterno, ¿Por qué hacer dependiente nuestro amor de alguien o algo más?

Para mí, el amor eterno sí existe, puedo amarme eternamente, amar mi ser, puedo amar la escritura, la música, el arte, una melodía y puedo hacerlo por la eternidad, inclusive amar a un hijo aún cuando ya no esté.

Solo no confundamos amar con depender, que nuestro amor solo dependa de nosotros, nuestra misma existencia debe ser un enorme motivo para amar eternamente.

“El amor eterno es amar bajo cualquier circunstancia, sin permitir hacernos daño”.

Por: Gerardo Jaramillo Rodríguez.

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos