Nuestras emociones, así como otros procesos en el organismo, siguen el ritmo universal de carga y descarga, ya que somos energía igual que todo lo que nos rodea. ¿Sabemos soltarlas o las bloqueamos?

Entre nuestro cuerpo físico y nuestra mente, conectándolos y envolviéndolos, se encuentra el territorio misterioso de las emociones. Las emociones se expresan a través de nuestro cuerpo, de nuestros gestos, de nuestra mirada, palabras; y también están conectadas con la mente, con nuestro pensamiento, nuestra concepción, del mundo y de las personas.

Somos burbujas de energía vital en un movimiento constante de contracción y expansión de carga y descarga; la energía penetra a nuestro organismo a través del aire, del agua y de los alimentos, y asimilamos los nutrientes y el oxígeno, así como los pensamientos que entran a nuestro cerebro, pero también nos alimentamos de sentimientos y sensaciones; en definitiva, todo lo que entra a nuestro cerebro dejará huella en el cuerpo, por ello, expulsamos todo aquello que no necesitamos o que nuestro cuerpo no puede asimilar cuando hacemos conciencia de ello.

La idea concebida desde la perspectiva holística, es que el Arcángel Rafael te puede asistir si tú se lo pides, para que vayas poco a poco desintoxicando tu cuerpo, armonizando los tres aspectos: el mental, el físico y el emocional.

Estos procesos vitales no se producen por separado, forman un todo con el espíritu y funcionan entrelazados, de modo que nuestro estado de ánimo influye en nuestra dieta, ideas y sentimientos positivos o negativos.

El organismo funciona como una unidad compleja, teniendo alto impacto en cada área, el filósofo griego Heráclito calificaba como “actos sagrados” de desintoxicación y descarga del cuerpo a:

BOSTEZAR: Equilibra la relación oxigeno–dióxido de carbono en la sangre eliminando tensiones físicas y psíquicas.

SUSPIRAR: Estimula la respiración e impulsa el flujo sanguíneo hacia el corazón.

ESTORNUDAR O TOSER: Limpia las vías respiratorias.

REIR: Es relajante y detiene el diafragma,

ESTIRARSE: Moviendo nuestra energía y activamos la sangre por todo el cuerpo.

Todos estos impulsos en el cuerpo fueron creados de forma natural para equilibrarlo y desintoxicarlo, practicarlos y estimularlos son ejercicios psicoemocionales muy poderosos

Es importante estar conscientes de nuestras sensaciones y enfocarlas correctamente, dejando fluir la emoción y trabajando la reacción para obtener un resultado adecuado en nuestra vida y así enfocarnos en lo bueno y mejor para nosotros; somos un verdadero laboratorio humano químico perfecto.

Por: Maria Teresa Cano Peña / Angeloterapia

9999 005899 / curso Arcángeles Enero

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos