Cuando llegué al grupo de neuróticos anónimos me sentía muy frustrada, amargada y veía la vida y mis circunstancias de manera muy negativa.

Pero en la terapia, poco a poco esas emociones que ensombrecían mi vida fueron cambiando. Florecieron en mí emociones positivas, como la aceptación, la tranquilidad, la fortaleza.

Me enseñaron a vivir con mayor serenidad, a tener esperanza y fe. Me dijeron que pase lo que pase, yo estaré bien, con dinero, sin dinero, con trabajo o sin él, con pareja o sin pareja.

Así que, en la cuarentena que hoy nos toca vivir, nuevamente me recuerdan que lo más importante es mantener la estabilidad emocional, porque si yo estoy bien, tendré la fortaleza para sobrellevar lo que me toque vivir.

Facebook Buena Voluntad Mérida
Tel. 927 7084

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos