Por Carlos Ramírez / Compórtate! Adiestramiento Canino

Este tipo de accidentes suelen pasar, y algunas veces se producen debido a que no seguiste los horarios o no vigilaste lo suficiente a tu perro.

Tal vez le diste demasiada libertad a tu cachorro y orinó donde no debía. Pero el accidente también se pudo haber producido porque tu perro no entendió tus órdenes.

Es conveniente que no le des tanta importancia a estos accidentes y que idealmente entiendas que no están dirigidos hacia ti en forma personal, son simplemente parte del proceso de enseñanza y aprendizaje de tu perro. Cuando suceda un accidente, manéjalo cuidadosamente.

Después de todo, es normal defecar y orinar; ¡tu perro debe hacer estas cosas! Lo malo es el lugar donde las realiza. Si tu perro siente que estás enojado con él por haber ensuciado la casa, entonces puede que se vuelva muy asustadizo y trate de esconderse al momento de hacer sus necesidades. Entonces encontrarás heces y orina en lugares extraños, tales como detrás del sofá y debajo de la cama. En lugar de reprenderlo, enséñale dónde debe hacer sus necesidades, y asegúrate de felicitarlo con gran entusiasmo cuando haya aprendido. Si encuentras heces u orina en tu casa, y tu perro no se encuentra a la vista, no lo castigues, no le grites, no lo golpees con un diario enrollado, no le frotes su nariz las heces u orina. Tu cachorro no tiene la culpa; la culpa es tuya porque el dueño, no el cachorro, tiene la capacidad y la obligación de prevenir estos accidentes.

Se pueden producir algunos accidentes debido a que tu perro se encuentra enfermo. Por ejemplo, si tu perro tiene diarrea, no consideres esto como un accidente en el proceso de enseñanza de hábitos higiénicos.

Si encuentras heces u orina luego de que tu cachorro ya aprendió los hábitos higiénicos, debes llamar a un veterinario. Esto podría ser un signo de un grave problema a la salud.

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos