¿Cómo andas en el amor? ¿Qué tanto ha cambiado tu manera de sentirlo, de vivirlo, de expresarlo? y todavía más: ¿sigues sintiendo amor? Tal vez pienses que se ha extinguido.

¿Cuántos nuevos sentimientos han aflorado? quizá enojo moderado o desmedido, irritabilidad, ansiedad, angustia, estrés, introversión, ensimismamiento, etc.

Cuántas emociones más ha detonado Covid-19. No obstante, podría decirte: no te alarmes, no eres la única persona que pasa por este cúmulo de emociones, aun los encargados de la salud física o de la salud mental, han sufrido los brutales cambios de vida que la pandemia ha traído consigo. Para empezar, se puede afirmar que una alarmante depresión (manifiesta o no), hace presa a un alto porcentaje en la población mundial.

Este fenómeno no es particularidad de nadie, sucede y lo está viviendo casi todo el mundo, ya que los inesperados acontecimientos han sido como un maremoto que a bote pronto, y luego lentamente, nos está llevando hacia una transformación que no es precisamente ni la más deseada ni la más saludable.

Ni siquiera sabemos cuánto más habremos de cambiar, cuánto más nos transformará; lo que sí es un hecho es que no pensamos ni sentimos lo mismo que hace 4 meses; todo se ha transformado al punto de marcarlo como UN ANTES Y UN DESPUES. ¿Cómo podrías ayudarte? Cómo podrías ayudar a los que amas o están cerca de ti: La respuesta es hablen del tema, de la inquietud con la que viven cada día, hablen del temor, de las dudas, del estado de ánimo; del amor y del humor en los tiempos de Covid; de la incertidumbre del día a día, pero de vital importancia: no guarden silencio, resalten y optimicen con entusiasmo y con veracidad todo lo bueno que también está sucediendo con el cambio de vida; de ser posible, hagan una lista (las listas ayudan), para que no lo olviden, para que rescaten, todo cambio positivo pues no todo es negativo, no todo es pesar, tristeza o depresión. No pretendo ser alarmista o negativa, quiero ser objetiva y realista, pero también optimista e invitarte a estar alerta y plenamente abierta a visualizar lo bueno que tienes en tu vida y también a insistir en la importancia de agradecer, de crear ese círculo maravilloso de “A mayor agradecimiento mejor acontecimiento”. Mira a tu alrededor, seguramente habrá quienes la pasen mejor que tú, pero también quienes quisieran estar en tu lugar.

Para todos aquellos que en su vida nada ha cambiado sino hasta quizá haya mejorado (sobre todo en lo económico), si no son negadores de conflicto, enhorabuena, felicidades pues pertenecen por desgracia a un pequeño porcentaje.

Por Psicóloga Ana María Domínguez Medina
Tel. 9991-27-40-01

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos