Sabemos que padres no son quienes engendran, sino quienes crían.

Por eso recién pasado el mes del padre, es buen pretexto para hablar un poco sobre la educación de nuestras mascotas.

¿Hasta qué punto influimos en la conducta de nuestros perros? Parece una tontería, pero se necesita la misma dedicación y amor para educar tanto a un perro como a un niño pequeño. Puede sonarte exagerado, pero sabemos que un can tiene la inteligencia de un niño de hasta dos años.

Imagina dejarle a la escuela la educación completa de tu hijo sin formar los pilares y cimientos más importantes en la casa. Lo mismo sucede con los perros. Suena muy sencillo llevarlo con un entrenador, pagar por su educación como lo haríamos con un hijo, esperar a que el entrenador le aviente polvos mágicos y ¡tan tan! Ya tenemos un perro educado…

Si desde cachorros no se les enseña a respetar la autoridad ni su lugar en casa, ningún truco de adiestramiento puede volver de la noche a la mañana a tu perro en un máster en obediencia.

Al momento de aceptar un adiestramiento se debe tener en cuenta que es una guía, una semilla que germina en casa y solo el tiempo y los buenos cuidados harán que dé fruto. Es decir, tú tienes la mayor parte del trabajo para que la educación de tu perro sea un éxito.

Recuerda que en Compórtate Adiestramiento Canino podemos resolver tus dudas e idear el plan de entrenamiento adecuado a tu perro. ¡Anímate a ser parte de la familia Compórtate!

MORDISCOS INFORMATIVOS
K. Marian Pasos

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos