La palabra Dislalia viene del griego “dys”, que significa “dificultad”; y “lalein” que quiere decir “hablar”. Se trata de una dificultad para producir ciertos sonidos o grupos de sonidos de la manera que se considera adecuada. 

Es uno de los trastornos del habla más frecuentes. Se puede definir como un trastorno en la articulación de los fonemas que se explica por dificultades funcionales de los órganos periféricos del habla (labios, lengua, etc.) Se trata de una dificultad para pronunciar o construir fonemas correctamente.

La DISLALIA se produce cuando los niños están aprendiendo a hablar; normalmente suelen ser errores evolutivos normales, que todos los niños provocan cuando están aprendiendo a hablar, pero en el caso de la dislalia, esos errores se mantienen durante más tiempo del que es esperable para su edad de desarrollo y de crecimiento, normalmente por esta razón, no se suele diagnosticar hasta los cuatro años.

CLASIFICACIÓN DE DISLALIAS

Existen 4 Clasificaciones de DISLALIAS (Funcional, Orgánica, Evolutiva y Audiógena o auditiva).

Funcional: Resulta del funcionamiento del sistema de reconocimiento gnóstico y el sistema de producción práctico, por lo que su etiología se relaciona con el desarrollo de los procesos cognoscitivos.

Orgánica: Se trata de una dislalia de tipo funcional cuando la articulación está relacionada con los órganos periféricos que controlan el habla. En este caso los niños utilizan con mayor frecuencia la sustitución, la omisión o la distorsión del sonido que se espera pronunciar.

Evolutiva: Se considera una dislalia evolutiva al caso en el que el niño no repite por imitación aquellas palabras que escucha, aun cuando su desarrollo y edad cronológica se considera adecuada para esto. Su desarrollo, por lo tanto, se debe a una maduración determinada del cerebro y el aparato fonoarticulador. Suele presentarse alrededor de los 4 años de edad y se hace visible por una repetición fonéticamente incorrecta.

Audiógena: Como su nombre lo indica, se trata de la dislalia que es consecuencia de una deficiencia auditiva.

POSIBLES CAUSAS DE LA DISLALIA

Puede ser por un mal funcionamiento de los órganos articulatorios.
Movimientos inadecuados en los órganos articulatorios.
Originadas por lesiones o malformaciones.
La persona no pronuncia correctamente porque no oye bien.
Inmadurez.
Ausencia de discriminación auditiva.
Falta de control en el soplo.
Alteraciones respiratorias.

Si su hijo presenta alguna de las características mencionadas en este artículo o si requiere mayor información al respecto, no dude en llamar a Motivando al 9994-98-48-32 o 195-26-29, y con gusto le atenderemos y daremos el servicio que se merece.

Por L.A.L. Adriana Domínguez Torquemada

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos