La autoestima es la capacidad de una persona para valorarse y atribuirse a sí mismo un significado de importancia, cariño, aceptación y tolerancia. Es lo más parecido a amarse a sí mismo.

Psic. Carlos René Martínez Olivares.

Nuestros padres nos enseñan a amar y es aquí donde los padres juegan un papel primordial en la construcción de este tipo de amor, “el amor por sí mismo”, el tener capacidad de auto valorarse. El amarse así es la base de muchas herramientas afectivas; no debemos confundir este concepto con el narcisismo o el orgullo egocéntrico. La afectividad con base en la valoración propia puede facilitar a una persona realizar actividades para las que tienen habilidad, atreverse a realizar actividades en las que no tiene mucha experiencia, ser firme ante las relaciones sociales, tener disposición para enfrentar sus estados emocionales, etc.

Pero ¿cómo se construye?

Se construye en el transcurrir de los días, en los accidentes y los errores, en cada acto consciente e inconsciente de las personas que nos rodean especialmente de nuestros padres, ya que ellos son los principales objetos de nuestro amor, sobre todo en nuestra infancia.

En concreto se construye:

a)Cuando le premiamos a un hijo o le castigamos, de manera justa o injusta.
b)En la forma en la que se comunican los padres entre sí.
c)En la forma en que se dan a conocer sus retos al hijo.
d)¿Qué es un error?
e)La participación que tiene un hijo en los problemas de casa y el poder que tiene en la toma de decisiones según su edad.
f)En la forma en la que se enfrenta a sus miedos, enojos o tristezas.
g)En si se alientan o no sus aspiraciones.
h)La forma en la que se hace una crítica de la sociedad.
i)¿Qué son las virtudes?

Estos son algunos de los elementos que pueden influir en la construcción del propio amor, pero sin duda el más fuerte es cómo nosotros enseñamos lo que es amar, ¿es dar? ¿Es recibir? ¿Es depender? ¿Es buscar la felicidad? Responder esto es lo que puede darnos mayor claridad de cómo estamos enseñando a nuestros hijos a amar.

¿Y si nuestro hijo tiene una necesidad especial?
Primero llamemos a las cosas por su nombre, es decir, necesidad especial, cuál es el significado que yo como papá estoy dando a una característica biológica o conductual de mi hijo.
Es importante, según la forma en que yo doy el símbolo a mi hijo es la forma en la que inconscientemente voy a resolver la mayoría de las situaciones. Por lo tanto, primero demos un vistazo a nuestro interior para ver a nuestro hijo de frente y aceptar la realidad, cual sea.
En segundo lugar, tenemos la forma en la que enseñamos a nuestro hijo lo que “es él”, “quién es él”, le explicamos su diferencia ante los demás; si esa diferencia le trae ventajas o desventajas, tal como es, una realidad real no es mala, lo prepara para enfrentarse al mundo; es importante no magnificar esta situación, ya que después de su necesidad, existe él con muchas más características a desarrollar, a las que les tiene que dedicar tiempo. Darle el justo equilibrio de la verdad, no magnificarlo y tampoco menoscabar la situación, eso es crucial.
Por último, es importante dejarlo enfrentarse al mundo como si no tuviese ninguna necesidad especial, nuestro organismo es sabio, el cerebro incluso tiene la capacidad de desarrollar habilidades para cubrir otras. Si yo papá por protegerlo lo privo de experiencias que pueden estar a su alcance, pero por mis miedos no se lo permito entonces estoy deteniendo su desarrollo y su impulso natural suplir las deficiencias.
Un punto extra y no menos importante es la comunicación afectiva, recordarle a su hijo que es objeto de su cariño, que es querido y que sus defectos son reflejo de un reto, tenerse paciencia y amor.
La ciencia nos ha dado muchos resultados en todos estos temas, no tengamos miedo de acudir con profesionales a pedir ayuda o asesoría y no nos conformemos hasta tener la respuesta satisfactoria.
Una vez que tengamos esa respuesta llevemos a la práctica las recomendaciones, es de humanos equivocarse, pero también ingeniar algo para ponerse de pie.

El siguiente test es una guía de orientación para saber si su hijo pudiera presentar algún problema de lenguaje y/o aprendizaje.

SI NO

LENGUAJE
1.Comprende el significado de las palabras que escucha.
2.Sus respuestas son adecuadas.
3.No posee un amplio vocabulario que le permita expresarse adecuadamente.
4.Logra ordenar sus ideas y las expresa en desorden.
5.Presenta dificultad al articular los sonidos del idioma, palabra, frase u oración.

SI NO

APRENDIZAJE
1.Rinde en la escuela.
2.Tiene bajas calificaciones.
3.Aprende al ritmo normal del grupo.
4.Logra leer adecuadamente.
5.Invierte letras al leer y escribir.
6.Tiene dificultades para entender o seguir instrucciones.
7.Presenta incapacidad para recordar lo que se le acaba de decir.
8.Presenta fracaso académico como consecuencia del poco dominio de destrezas como la lectura, escritura y aritmética.
9.Tiene dificultad en distinguir cuestiones de lateralidad y algunas letras.

Si contestaste SI a más de una de las preguntas; es importante que acudas con un especialista que te pueda orientar sobre la problemática que presente el niño/a.
Te esperamos en MOTIVANDO Horario de atención: De lunes a viernes de 16:00 a 19:00 horas. Agenda tu cita al 9994-98-48-32.

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos