Cuando mi bebé falleció, el mundo como lo conocía se rompió.

Tuve que luchar con mucha gente conocida que se acercaba a mí para saber cómo fue que mi bebé falleció e insistían hasta hacer las preguntas en tono de morbo; otras personas me decían frases como: Son muy jóvenes van a tener más hijos, Qué bueno que se fue ahora y no después, Dios así lo quiso, Era muy chiquita verás que pronto te resignarás, Es como cuando terminas con tu novio, etc.

Me di cuenta que estas frases el único efecto que tenían en mí era de rabia y tristeza, pues ninguna me sirvió para estar mejor.

Lo que sí me sirvió, como a otras mamás en duelo, fue la compañía en silencio. Ésta me permitió decir todo lo que quise decir y expresar todos los sentimientos que quise, sin sentirme juzgada. Nosotras coincidimos que las frases que menos ayudan y nos han dicho son: ¿Cuándo tendrás más hijos?, Lo bueno es que no nació, Pero tienes más hijos, Ya deja de llorar, pensé que ya estabas bien, etc.
Nuestra sociedad piensa que cuando alguien muere, se debe decir algo.

La realidad es: como sociedad no toleramos el dolor y preferimos minimizando con esas frases. Y es duro escucharlas, sabiendo que yo no quería que muriera mi hija, yo estaba muy feliz con ella; ¿por qué Dios querría llevársela?, ¿cuál habría sido la diferencia si ella hubiese muerto después?, a mí me duele sin importar el tiempo que ella estuvo aquí.

Si conoces a alguien que ha perdido a un hijo:

1.Escúchalo, sin consejos, sin juzgar y sin comparar.
2.Ofrécele tu compañía y el permiso de llorar (Se un espacio de apoyo).
3.Háblale de lo que significó su vida para ti. (aunque no lo creas, esto le servirá).

Y este 10 de Mayo, a ella no la olvides, felicítala.

Por: Elsié A. Becerra Bazán, Presidenta
Asoc. Francesca Bebés con Alas I.A.P.
Calle 67 A x 120 y 122 #198 Fracc. Yucalpetén Cel. 999 118 7997

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos