Testimonio real de una lectora de Zona Luz

Desde hace tiempo buscaba una solución efectiva para no tener que batallar con el sarro y el salitre.

En Mérida, el agua es extremadamente dura, por lo que las llaves de los lavabos, la regadera y la tarja de la cocina, se deterioraban en cuestión de meses, viéndose porosas, con un tono muy opaco y verde. Y eso no era lo peor, debido al sarro, las tuberías se tapaban reduciendo la presión. Me molestaba bañarme con un hilito de agua; además, tenía que hacer reparaciones constantemente al calentador y a mi lavadora; un plomero nos recomendó purgar toda la tubería pero un par de meses después, todo seguía igual; otro más nos indicaban la sustitución total de la red hidráulica y cañerías.

Buscaba opciones que no fueran tan complicadas y costosas. Hasta que leí en la revista Zona Luz de un suavizador de agua muy fácil de instalar y que ayuda a eliminar el sarro y el óxido de las tuberías, y que permite que el agua que se usa en casa sea menos dura, con todos los beneficios que eso tiene en las instalaciones hidráulicas, en la presión del agua, en el funcionamiento y apariencia de las llaves.

Ese suavizador se llama Joost y es un aparato pequeño que se sumerge en el agua del tinaco y se fija con cuerda especial ya incluida. Actúa continuamente deshaciendo el sarro, no necesita mantenimiento, ni agregar químicos al agua y tiene garantía de 10 años.

Los resultados son palpables al poco tiempo; la presión del agua aumenta y las llaves ya no se opacan. Cuando me entregaron mi Joost, me explicaron que ioniza el agua con un campo magnético, elimina el sarro ya existente, evita la formación de sarro nuevo y neutraliza el pH.
Desde que colocamos el suavizador Joost noté que ya no se me cae tanto el cabello, los vasos no se manchan y la ropa blanca no queda amarilla.

Tú también pide el tuyo y compruébalo. Llama al 9842-04-34-22

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos