“Te vas a tu cuarto” … ya no funciona

El mundo está lleno de información y los niños son genios de la tecnología, por lo que su educación y conductas están evolucionando.

Existen varios estilos parentales en función al grado de control y el afecto:

•             Estilo autoritario: ejercen mucho control y poco afecto; comunicación unidireccional, normas rígidas, no enseñan, imponen.

•             Estilo negligente: ejercen poco control y muestran poco afecto; no se implican en los asuntos de sus hijos.

•             Estilo democrático: ejercen mucho control y muestran mucho afecto; la comunicación es bidireccional, las decisiones fundamentadas, facilitan la capacidad de autocontrol, motivando autoestima y responsabilidad.

•             Estilo permisivo: ejercen poco control y mucho afecto; las normas son flexibles y permisivas sin que haya una autoridad clara.

En todos ellos se utilizan dinámicas de premios y castigos, en algunos más estímulos positivos y en otros mayores correctivos severos. El uso de premios y castigos para motivar la conducta puede producir resultados inmediatos, pero no siempre los más deseables, siendo tres las consecuencias negativas:

1)            Debilitas su capacidad de decisión: Si a un niño continuamente se le hacen promesas o amenazas para que actúe, se le enseña a poner sus ojos en el estímulo y no en el acto en sí. Entonces aprende a moverse por su propio miedo (castigo) o ambición (premio), pero no por sus valores.

2)            Le robas la oportunidad sentirse satisfecho de sus actos: ayudar a alguien, mantener su cuarto en orden, llegar a tiempo, superar un reto, son sensaciones más placenteras que cualquier premio, pero cuando continuamente ofrecemos estímulos para que lo haga, cambiamos esa satisfacción por un placer ajeno a la acción.

3)            Haces que su conducta se vuelva apática: Si el niño está habituado a moverse por estímulos externos, se condiciona a NO actuar si no sabe que recibirá algo a cambio.

Un padre debe fortalecer la conciencia y formación de sus hijos para que muestren una actitud correcta por convicción. Los beneficios y enseñanzas al estimular una actitud son más profundos y satisfactorios que cualquier golosina, juguete o diversión, y siendo alimentada correctamente seguirá creciendo junto con él.

www.marcomrp.com

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos