¿Alguna vez has oído que mientras que un niño crece es normal que le duelan las rodillas? Pues eso no es normal, el dolor es una señal de que algo no va bien.

No ignoremos estos síntomas pensando que están exagerando. Uno de los motivos por los que los niños pueden quejarse de dolor de rodilla es la enfermedad de Osgood-Schlatter. Una de las causas más frecuentes de dolor de rodilla en el niño. La enfermedad de Osgood-Schlatter se caracteriza por un dolor que aparece al realizar actividades físicas (caminar, correr...), justo por debajo de la rodilla, en la parte anterior. Se acompaña de inflamación local y dolor importante al tocar esa zona. Este padecimiento afecta con mayor frecuencia al sexo masculino y aparece en los niños entre los 10 y los 15 años de edad; mientras que en las niñas puede presentarse entre los ocho y trece años. El proceso generalmente es en una rodilla, aunque clínicamente puede observarse un aumento de volumen en ambas rodillas. También se ha observado que existe una mayor incidencia en niños que practican algún deporte, afectando entre 10 y 20% de esta población. Aún no se conoce la causa exacta de la enfermedad, ya que se han involucrado factores mecánicos, traumáticos (golpes) y relacionados al crecimiento. La teoría más aceptada es la que describe como una tracción de la tuberosidad tibial (protuberancia que se encuentra en la pierna, por debajo de la rótula) en el periodo de crecimiento.

Se ha demostrado que los microtraumatismos repetidos sobre la tuberosidad tibial a través de la contracción del cuádriceps y del tendón rotuliano, producen pérdida de la continuidad del tendón-hueso, con la consecuente fragmentación de la tuberosidad tibial, lo que desencadena un proceso inflamatorio alrededor de ésta; el síntoma principal es dolor en la parte anterior de rodilla, el cual es desencadenado o intensificado por el ejercicio físico intenso, al subir y bajar escaleras, saltar, arrodillarse o ponerse de cuclillas. A la exploración física, los pacientes presentan una prominencia excesiva de la tuberosidad tibial. Recuerda, que es la prominencia que se encuentra en la parte de adelante de la pierna, con dolor a la palpación; los pacientes no presentan derrame articular y los arcos de movilidad están respetados, es decir puede doblar y extender la rodilla sin problema. Ocasionalmente presentan dolor en el sitio de inserción del tendón rotuliano sobre la tuberosidad tibial al extender la rodilla contra resistencia. Hay algunos factores predisponentes para este “sufrimiento de la fisis”: se presenta más en hombres que mujeres, les da más a los deportistas que a sedentarios, les da un poco más a los obesos que a los flacos, aparece más en periodos de “estirones” en estatura, es más fácil que aparezca en los que tienen poca elongación de la musculatura de los muslos (“los más tiesos”). Todos estos son factores PREDISPONENTES y no CAUSANTES. No crean que por hacer deportes, ser hombre, tieso, etc. van a tener este problema, pues también se presenta en pacientes que no necesariamente cumplen con estas características. En el deporte competitivo, el Osgood Schlatter es un dolor de cabeza importante para deportistas, papás, entrenadores.

Dra. Silvia Carolina Pérez Acal.

Traumatología y Ortopedia / Cirugía articular de hombro y rodilla. Artroscopia.

www.hombroyrodilladelsuresteperezacal.com

Consultorio 503 Starmedica de Mérida.

9992-25-60-25, para urgencias el 9991-52-01-09

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos