Aquí en Yucatán, hemos observado la muy mala novedad de que la gente comenzó a usar los cenotes como depósitos de basura y eso es verdaderamente criminal, no pasó nada simplemente… porque no se ha legislado para castigar esos crímenes ecológicos.

Estamos envenenando nuestro estado de mil maneras cada día, pero me voy a referir muy concretamente a la muy peligrosa costumbre de tirar las baterías eléctricas a la basura, sabemos el daño a muy largo plazo que causa que el mercurio de las baterías se libere en la tierra.

En todos los Países que han creado verdadera conciencia ecológica, se ha comenzado por hacer una legislación integral que abarque la protección del medio ambiente en forma global, por ejemplo, está legislado que cualquier establecimiento que venda baterías eléctricas tiene la obligación de mantener depósitos especiales para que los usuarios las depositen ahí una vez que se les terminó la carga. Ya sabemos que aquí ningún comerciante que vende baterías tiene dichos depósitos, si los tuviera igual irían a parar todas esas baterías a la basura en general. Detrás de eso, hay una industria muy rentable que recicla elementos de baterías usadas, al igual que para reciclar llantas, plásticos, latas de aluminio, etc.

Caemos pues en la obligación ciudadana de impulsar por todos los medios posibles a que se legislen leyes que nos enseñen y obliguen a evitar todos esos estragos que le estamos causando a nuestro estado y al mundo. Tenemos muy malas experiencias de muchas leyes hechas al vapor debido a la falta de información de los Legisladores; sería entonces bueno comenzar por convocar de manera voluntaria a expertos en la materia de conservación ambiental para que hicieran un acopio de técnicas y sistemas para darle a los Legisladores y entonces, si no están metidos en intereses partidistas, hagan unas leyes estatales ejemplares que nos eduquen y nos obliguen, si no por conciencia, por ley, a cuidar este sufrido estado que padece toneladas de botellas y bolsas de plástico diseminadas en ciudades, carreteras y mares.

Los norteamericanos tienen un lema muy antiguo que les ha funcionado: la mejor manera de concientizar a un ciudadano es cuando le afectas el bolsillo si infringe las normas de convivencia. De alguna manera tenemos que mover a la gente a que se concientice de que no tiene derecho a dejarle a sus hijos un mundo contaminado y carente de oportunidades de vida. (Esto último incluye a los hijos de los Legisladores)

¿Se imaginan la clase de ciudadanos que podríamos llegar a ser si en lugar de soportar cientos de miles de spots electoreros (que nadie ve ni escucha), tuvieran contenidos educativos y concientizadores? ¡Ese sí sería un dinero del Pueblo excelentemente invertido en el Pueblo!

Sergio González Martínez

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos