Hablar un segundo idioma, estudiar un posgrado, hacer deporte, comer más saludable y algunos otros que, más que propósitos, parecen "misión imposible".

¿Qué te parece si este año 2018 sumas un propósito? Uno que te beneficie a ti, a tus hijos, hermanos y amigos. Es más: uno que nos beneficia a todos y tiene que ver con el cambio de tus hábitos cotidianos para tener un impacto positivo en el medioambiente.

Y justo en este mes podrás emprender tus primeras acciones para ser un individuo comprometido con tu planeta. Es tan fácil como participar en las campañas de acopio de árboles de navidad que se organizan en nuestra comunidad.

Iniciar tu propia campaña familiar para la separación de residuos sólidos y dejar de llamarle “basura” a esos objetos con un gran potencial de ser reutilizados o reciclados, o adoptar y cuidar un árbol son algunas ideas para cumplir este nuevo propósito de Año Nuevo.

Y más allá de verlo como un propósito a cumplir, debe ser un estilo de vida y ser conscientes del impacto positivo que, aunque a escala micro, mitiga la destrucción de nuestro planeta y sus recursos naturales. ¿Te imaginas si sumamos lo micro de todos? Eso es un gran impacto en el planeta.

Enero, entonces, es nuestra oportunidad para reflexionar sobre el papel que tenemos en la Tierra. Ahora, tu tarea es cultivar la cultura ambiental y fomentarla con tu ejemplo en tu familia y amigos, para que también se conviertan en amigos del medioambiente.

Por Julio César Domínguez Orta, Centro de Investigación Científica de Yucatán

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos