Entonces, ¿diciembre se trata de dar y recibir?

Generalmente, así lo concebimos, pero no necesariamente es el mes para consumir. Más bien, aprovechémoslo para unir a la familia, a los amigos y, ¿por qué no?, al fortalecimiento de la cultura científica y la conciencia ambiental, y en este caso, cualquier oportunidad es buena.

En este espacio hablaremos de cómo integrar la ciencia y el aprovechamiento de los residuos, que comúnmente llamamos basura y que producimos diariamente en casa por kilogramos, especialmente en épocas decembrinas.

Los desechos son una excelente materia prima, principalmente, el cartón, el vidrio y el PET, gracias a sus características 100% reutilizables y reciclables, lo que nos permite fabricar en casa, objetos funcionales, artístico-utilitarios y decorativos, aprovechando las vacaciones escolares.

Ahora, si no somos tan dados a reutilizar a través de las manualidades, bien podemos separar nuestros desechos en plásticos, cartón y papel, latas, vidrio y llevarlos a los centros verdes móviles de acopio que andan por la ciudad, para que sean reciclados por las industrias que a ellos se dedican. Con ello, se disminuye muchísimo el uso de materias primas nuevas y se cuida el planeta. En la página del Ayuntamiento puedes encontrar el calendario de recolección.

Como padres, hermanos e, incluso, hijos, es nuestro momento de ¡salvar al planeta! Y aunque la reutilización o el reciclaje parezcan un esfuerzo muy pequeño, son muy importantes, sobre todo en los últimos tiempos, en que el consumo de los recursos naturales ha sido agresivo e irresponsable, alterando así los sistemas ecológicos del planeta.

Diciembre puede ser, entonces, una oportunidad para adoptar una nueva visión acerca de los materiales de desecho y, ¿por qué no decirlo?, la de convertirse en un héroe del planeta que lo cuida a través de reutilizar y separar para reciclar.

Por Julio César Domínguez Orta

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos