Estamos dejando a nuestros hijos y nietos un mundo contaminado, con animales en peligro de extinción, menos árboles, aire menos puro, una capa de ozono cada vez más delgada, mares y ríos contaminados.

Si todos colaboramos con nuestro "granito de arena", reduciendo la generación de basura, plantando árboles, cuidando el agua, esos granitos juntos se convertirán en montañas de consciencia hacia el cuidado de nuestro planeta.

Toma nota de esta lista de lo que nunca debes arrojar al inodoro:

- Toallitas húmedas: Aunque el empaque diga "biodegradables", normalmente puede ser más marketing, e incluso, si realmente son biodegradable, no indican cuánto tiempo necesitan para su disolución.

- Preservativos: ¡No los tires nunca a la taza del baño! Están hechos de látex y es un material que no se degrada con el agua.

- Tampones y toallas femeninas: Nunca arrojes al WC nada que contenga algodón: las toallitas desmaquillantes, trocitos del botiquín o productos de higiene íntima porque tapan las tuberías.

- Colillas de cigarro: Además de que se quedan flotando hasta después de tres o cuatro descargas, llenan el agua con los químicos que contiene.

- Medicamentos: Al igual que las pilas, los envases de vidrio o plástico, los medicamentos caducados se deben reciclar y jamás arrojarse al WC porque su contenido terminará llegando a nuestras aguas.

- Aceites y grasas: Los aceites tanto de consumo humano como para mecánica, son difíciles de tratar y suelen formar grumos en las cañerías desprendiendo malos olores.

- Legías, amoniaco, desinfectantes y detergentes: Evita cualquier producto químico para la limpieza y desinfección del hogar, ya que su proceso de degradación es lento.

- Pinturas y solventes: Los químicos que contienen son muy contaminantes.

- Hilo dental y “curitas”: No son biodegradables, así que nunca los arrojes al WC, mejor utiliza el bote de basura.

Empieza hoy con estas pequeñas acciones. ¡Nada te cuesta y ayudas