El Hanal Pixan —que en maya significa comida de almas— es uno de los acontecimientos más esperados en el año por los yucatecos, pues en esta tradición, suelen realizar distintas actividades que prevalecen la cultura. Una de ellas es elaborar el altar para colocar diferentes componentes, como la foto del difunto, los platillos típicos del estado, velas blancas (de colores para niños o para adultos), dulces, frutas y la comida o bebida favorita del difunto, incluso, juguetes tradicionales si se trata de niños; igualmente, se dispone otro pequeño altar acompañado de un marco sin foto para el “ánima sola”, también se ponen flores para embellecerlo, todo ello con el fin de crear un vínculo entre los vivos y los difuntos. En el pasado, las mesas se preparaban con ramas de xcolonchees y horquetas de kibix; hoy en día, las mesas son de cualquier material y se visten con un mantel blanco que simula ser las nubes (para los niños es blanco enrejillado, bordado con colores alegres, y para los adultos es blanco con gris). Dentro de la tradición, las flores y las plantas juegan un papel muy importante: las flores que adornan el altar son el X’pujuk, conocido también como cempasúchil, cresta de gallo o “x’tés”, amor seco, abanico de reina, virginias, xkanlol; balché para las bebidas. También se ocupan otras plantas, como xiat, bugambilias, helechos y jardinera; huano y chit; raíz de yuca, tallos de la enredadera de anikab en los aros para asentar las jícaras, la corteza en los chuyubes, el balche’ para las bebidas y la resina del árbol de copal. El 2 de noviembre, los panteones no se dan abasto por la cantidad de familias que van a ver a sus familiares difuntos y honrar su memoria, colocando también elementos en su tumba. Es importante recalcar que cada elemento utilizado tiene un significado para que se coloque en el altar o esté como ofrenda: las velas simbolizan la luz que deben seguir para ver a sus familiares; las flores de X’pujuk marcan el camino para llegar al altar; deben ser flores naturales, pues simbolizan el amor puro y verdadero que se le tiene al ser querido difunto; el “ánima sola” simboliza que en casa es bien recibido aquel familiar que no esté en la Tierra y haya sido olvidado por las generaciones que han pasado y, las frutas simbolizan la tradiciones vivas. Hanal Pixan es una tradición que permanece viva y se fortalece año con año. Te invitamos a mantener las tradiciones mayas y valorar el significado cultural que las especies vegetales tienen en nuestro país. Por Jennifer Patricia Quiñones Jesús Centro de Investigación Científica de Yucatán

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos