El Covid-19 ha venido a cambiar la realidad de nuestro mundo, ya nada será igual; todos debemos acostumbrarnos a vivir con ello. Las medidas extremas de higiene y distancia social serán parte de nuestra vida diaria, por lo que es importante tomar acción para que los negocios, actividades y servicios vuelvan a abrir con los protocolos necesarios que garanticen la protección de la gente.

Si están abriendo tiendas departamentales, restaurantes y clubes deportivos con la premisa de reactivar la economía ¿por qué no dan también la oportunidad de abrir a los centros acuáticos?
Durante la cuarentena, mucha gente dejó de ejercitarse, y la falta de actividad física no solo provoca obesidad, sino también debilita el sistema inmunológico; los expertos recomiendan la natación como el deporte ideal para fortalecer los pulmones.

Después de 4 meses que han permanecido cerradas las piscinas de los centros deportivos privados y públicos del estado de Yucatán, la supervivencia de muchos de ellos está en riesgo. La Asociación Yucatecos en Natación, A.C. lanza un grito de auxilio para que sean considerados para abrir sus puertas nuevamente y para ello, sustentan con evidencia, opiniones de expertos y datos estadísticos el cómo y por qué SÍ.

En una rueda de prensa, llevada a cabo el jueves 9 de julio en las instalaciones del Centro de Actividades Deportivas Antares, con las más estrictas medidas de higiene, tanto para los ponentes como para los medios e invitados, se hizo del conocimiento público, la urgente solicitud a las autoridades, de considerar a las piscinas para una inmediata apertura, argumentando un válido y poderoso motivo: la salud de los ciudadanos.

Nadar es un deporte que se realiza en solitario, donde se puede guardar la sana distancia y el agua tiene el pH y la cloración perfecta que garantiza estar libre de virus, por lo que estar nadando no implica mayor riesgo para los usuarios.

Con este largo periodo de inactividad, el empleo de más de 500 familias está en riesgo; muchas de las albercas, al no poder continuar con el incesante pago de servicios, mantenimiento, nómina e impuestos, sin recibir ingresos por el cierre, se están viendo obligadas a cerrar definitivamente, generando desempleo y menores opciones para los yucatecos.

Hace un mes, la Asociación entregó al IDEY un documento, solicitando la apertura de las instalaciones acuáticas, manejando estrictos protocolos de higiene, acceso y seguridad para los usuarios, pero a la fecha, no han recibido respuesta. Con el semáforo en naranja, ya dieron apertura a centros deportivos, pero las acuáticas no están consideradas en ese rubro.

Los empresarios y participantes de la Asociación Yucatecos en Natación, son promotores activos de la salud, de la práctica del deporte y han desempeñado una estupenda labor en la sociedad a lo largo de muchos años en el estado; son personas honradas, que ofrecen un servicio de calidad y se esfuerzan por dar lo mejor a las familias, por eso piden de la manera más urgente, que entiendan que no son balnearios, que el hecho de abrir sus puertas, permite que la gente pueda volver a ejercitarse de manera adecuada y fomentar la salud.

En la conferencia estuvo el Ing. José Barroso, presidente nacional de profesionales de albercas de México, quien ofreció una clara y útil explicación de las características que tiene el agua de las albercas; el cloro que se usa es igual al utilizado en los hospitales para sanitizar, por lo que los protocolos que tienen las acuáticas dan una gran seguridad de los usuarios.

El Ing. Saúl Vázquez López, técnico en terapia respiratoria del Hospital Regional de Alta Especialidad, experto en rehabilitación pulmonar, comentó que el confinamiento y el sedentarismo afectan la salud y es importante adicionar el deporte como un hábito de la vida diaria, para tener una adecuada capacidad pulmonar; y la natación es un ejercicio que ayuda a fortalecer los aspectos cardiacos, pulmonares y mentales.

Por su parte, el C.P. Carlos Franco, propietario del Centro de Actividades Deportivas Antares y nadador de aguas abiertas, cuyo nombre y logros han puesto en varias ocasiones, muy en alto el nombre de Yucatán y de México en el mundo, pidió a los medios que ayuden a este sector que está agonizando, e hizo un llamado para que las autoridades tomen conciencia de lo importante que es para muchas personas seguir entrenando y ejercitándose de manera segura. Pidió que puedan abrirse las playas para ese cometido, cuestionando porqué en julio y agosto, sí será posible salir en barcos y lanchas al mar en grupo como recreación, pero continúe prohibido nadar o estar en la playa con fines deportivos.
Son preguntas válidas y precisas que merecen una respuesta, porque para reactivar la economía, también se debe poner en una balanza que lo más importante en este momento es la salud de los yucatecos, y las acuáticas ofrecen eso: salud, deporte, actividad física y seguridad; no diversión, no recreación y convivencia social. Y entonces se cuestiona: ¿Por qué es más importante abrir almacenes y plazas? ¿Por qué dar más importancia a los vinos, licores y cervezas que a la salud? ¿Qué diferencia hay entre correr en la calle o en la playa? La acuáticas no son para divertirse, son fuente de seguridad y salud.

El Covid llegó y no se irá en mucho tiempo, debemos aprender a cuidarnos mientras seguimos con nuestra vida, ser responsables de nuestra higiene. Pero se pide entonces a las autoridades que evalúen de manera objetiva la viabilidad de que, con los protocolos de sanidad adecuados, nadar le traerá a los ciudadanos más beneficios de salud, al tiempo que podrán ayudar a respirar a las empresas que por causa del encierro están a punto de morir.

Hacemos un llamado a las autoridades gubernamentales, de salud y del deporte para que volteen a ver a las acuáticas y escuchen sus razones, para que se permita lo antes posible iniciar actividades en este giro. Y le den a los yucatecos el beneficio de una adecuada y segura actividad física.

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos