El huracán Irma descargaba ayer su furia sobre Florida con violentas ráfagas e inundaciones que causaron la muerte de tres personas.

Al cierre de esta edición, el ojo de la tormenta, con vientos máximos sostenidos de 175 km/h, estaba a 10 kilómetros al norte de la ciudad de Naples, en el oeste del estado, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH). Se dirigía al norte a una velocidad de 22 kilómetros por hora.

Tal y como fue pronosticado, Irma impactó por la mañana en los Cayos como huracán de categoría 4 –en una escala de 5–. Por la tarde volvió a tocar tierra en Marco Island como categoría 2.

A pesar de haberse degradado, las autoridades advirtieron que los vientos seguían siendo “peligrosos”.

Unas 6.3 millones de personas recibieron la orden de evacuar sus viviendas en todo el estado.

Cerca de 2.5 millones de usuarios estaban sin electricidad ayer, según la compañía Florida Power and Light, que advirtió que tardaría varios días en restaurar el servicio al 100 por ciento.

Una policía y un oficial penitenciario murieron cuando su vehículo chocó ayer en las inmediaciones de Sarasota. Otro hombre se empotró el sábado contra un árbol en Cayo Hueso, en los Cayos.

Además de estas tres muertes, otras 29 personas fallecieron por Irma a su paso por El Caribe.

De acuerdo con el departamento de Emergencias del condado de Monroe, los Cayos sufre una “crisis humanitaria”.

Por este motivo, el responsable de esta agencia, Martin Senterfitt, dijo que va en camino una gran misión de auxilio que incluye “equipos mortuorios de desastre”, informó el diario local Florida Keys News.

Las ciudades de Naples, Fort Myers y las pobladas zonas de la bahía de Tampa enfrentan la amenaza de olas de hasta 4.5 metros, suficientes para provocar serias inundaciones.

Los efectos de este gigantesco huracán del tamaño de Texas tampoco perdonan a la costa este de Florida.

Miami era azotada por intensos vientos y fuertes lluvias. Al menos dos grúas de construcción se derrumbaron.

El distrito de Brickell, a orillas del mar, estaba parcialmente inundado “por la marea que pasa sobre los diques”, relató Steven Schlacknam, un artista de 51 años.

Miles de personas permanecen en alojamientos temporales en Haití, principalmente en el norte del país, la zona más afectada por el paso del huracán Irma en paralelo a la costa atlántica, y que dejó un desaparecido y dos heridos, además de daños materiales.

Hasta ayer, el gobierno haitiano no había publicado informe alguno sobre las pérdidas, menores de lo que cabía esperar dado que la trayectoria del huracán estuvo más alejada de la costa de lo previsto.

Diferentes organizaciones humanitarias como Oxfam o el Programa Mundial de Alimentos (PMA) trabajan sobre el terreno atendiendo a los afectados que, en algunos casos, lo han perdido todo.

El primer ministro del país, Jack Guy Lafontant, visitó ayer albergues en el noroeste, donde se alojan los desplazados y supervisó los trabajos que desarrolla Protección Civil para atender las necesidades de los afectados

"El gobierno está a su lado”, señaló Lafontant a los damnificados, y lamentó que “muchos de ustedes hayan perdido sus bienes y sus casas, pero estamos aquí para ayudar”.

"Con lo poco que tenemos vamos a responder adecuadamente” a los efectos del huracán que, aunque “pasó lejos del país, causó daños significativos. Haití es un país frágil y tenemos que continuar vigilando y respetando las consignas de las autoridades.”

Pese a todo, la organización Caritas Internacional se mostraba cauta a la hora de levantar la alarma para la región, puesto que especialmente el norte de Haití, situado a un nivel del mar muy bajo, podría sufrir inundaciones, con graves consecuencias a largo plazo para el país.

El agua del mar podría salar los pozos de agua, expandir escombros en los campos y provocar temblores de tierra, dijo una portavoz de la Federación de Trabajadores Samaritanos de Alemania.

Protección Civil continuaba sensibilizando a la gente para que permanezca alerta ante posibles lluvias que, en los próximos días, podrían empeorar la situación, especialmente en las zonas ya inundadas.

Según el diario británico The Guardian, dos personas resultaron heridas en la ciudad de Cabo Haitiano al caer un árbol sobre una vivienda. Además, Irma destruyó un puente que une Haití con la vecina República Dominicana.

El huracán arribó al norte de Haití, el país más pobre de América, menos de un año después de que Matthew devastara una parte de la nación en octubre de 2016, causando al menos 573 muertos, miles de afectados y cuantiosos daños.

Fuente: Debate

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos