Decenas de miles de surcoreanos tomaron ayer las calles del centro de Seúl para exigir la renuncia de la presidenta, Park Geun-hye, envuelta en un escándalo político que ha afectado a toda la nación.

SEÚL (AP).— Decenas de miles de surcoreanos tomaron ayer las calles del centro de Seúl para exigir la renuncia de la presidenta, Park Geun-hye, envuelta en un escándalo político que ha afectado a toda la nación.

La protesta se realizó un día después de que Park Geun-hye se disculpó por televisión en vivo, en medio de la creciente sospecha de que permitió que una confidente misteriosa manejara el poder entre bastidores.

El descontento social empieza a amenazar su presidencia.

En lo que fue la manifestación antigubernamental más grande en la capital en casi un año, los quejosos usaron palabras contra la presidenta como “traidora y criminal” para exigir que dimita.

Portando pancartas, velas y letreros coloridos que decían “Park Geun-hye fuera” y “traicionados por un gobierno secreto”, los manifestantes llenaron una plaza enorme frente a una antigua puerta del palacio así como las calles cercanas, coreando lemas y aplaudiendo por los discursos de los oradores que pidieron la salida de la mandataria, cada vez más impopular.

Luego participaron en una marcha lenta por las calles que rodean el ayuntamiento, coreando frases como “arresten a Park Geun-hye”, “renuncia, criminal” y “no podemos aguantar más”, antes de regresar a la plaza y escuchar más discursos que continuaron por la noche.

“Park Geun-hye debe hacer frente a la investigación de los fiscales y renunciar por sí misma. Si no lo hace, los políticos deberían someterla a juicio político”, dijo Kim Seo-yeon, uno de los muchos estudiantes universitarios que participaron en la protesta.

“Ella perdió absolutamente toda autoridad como presidenta durante las últimas semanas”, agregó.

La semana pasada los fiscales detuvieron a Choi Soon-sil, hija del líder fallecido de una secta y amiga de Park Geun-hye, así como a dos ex ayudantes presidenciales que presionaron a los empresarios para que dieran 70 millones de dólares a dos fundaciones controladas por Choi Soon-sil.

También hay señalamientos de que Choi Soon-sil, a pesar de no tener trabajo en el gobierno, recibía regularmente información reservada y se metía en varios asuntos estatales, como la designación de ministros y decisiones políticas.

Fuente: Diario de Yucatán

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos