Decenas de miles de personas tomaron ayer las calles de Caracas para protestar por la suspensión del proceso para activar el referendo revocatorio del mandato del presidente venezolano, Nicolás Maduro

CARACAS (EFE).— Decenas de miles de personas tomaron ayer las calles de Caracas para protestar por la suspensión del proceso para activar el referendo revocatorio del mandato del presidente venezolano, Nicolás Maduro, exigieron un cambio inmediato de gobierno y retaron a sus líderes a ejercer acciones para lograrlo.

Además de la capital, las manifestaciones opositoras también se realizaron en otras ciudades del país y en algunos casos se registraron choques violentos, heridos y detenciones.

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, informó anoche que un oficial de la policía del céntrico estado de Miranda murió y otros dos resultaron heridos cuando intentaban disolver una manifestación de un grupo de opositores.

Reverol explicó que los funcionarios “procedieron a intentar dispersar la manifestación y, por parte de los manifestantes, se inició un ataque con arma de fuego”.

Sobre el tema, dirigentes del antichavismo aseguraron a través de Twitter que funcionarios de la fuerza pública habían reprimido a los manifestantes en varias entidades del país.

En Caracas, donde se realizó la movilización más grande, el ambiente en las calles, y especialmente en la autopista Francisco Fajardode Caracas, que une al este con el oeste del país, la principal arteria vial de la capital venezolana, era esta vez de caras de descontento y frustración.

Fue en el medio de esa vía donde los principales líderes de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ofrecieron discursos en una pequeña tarima desde la que pudieron escuchar a los ciudadanos opositores pedirles que la movilización se trasladara al palacio presidencial de Miraflores.

“No tenemos miedo”, “Si ustedes no van, nos vamos nosotros”, “El pueblo está resteado (sin miedo)”, coreaban los manifestantes durante los discursos de los dirigentes y lanzaron un rotundo “¡No!” cuando el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, mencionó la palabra diálogo.

El portavoz de la alianza habló de la posibilidad de que la lucha contra el gobierno también sea llevada a una mesa de diálogo con el chavismo con la mediación del Vaticano y una comisión internacional, lo que fue rechazado de plano por la audiencia.

“Hoy es el día, el pueblo está en la calle”, “Ni un día más”, “No al diálogo” y “Miraflores”, fueron las respuestas de los manifestantes.

También le gritaron ¡No! al dos veces candidato a la Presidencia Henrique Capriles, principal promotor del referendo revocatorio, al comentar que se debe pedir el restablecimiento del camino al revocatorio, a lo que repitieron “hoy es el día”.

Los ánimos se fueron calmando con los discursos de Capriles y del presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, que dieron la razón a los manifestantes en cuanto a los motivos de la rabia y el deseo de acelerar la salida de Nicolás Maduro, pero advirtieron que el gobierno supuestamente busca que la oposición se salga de la vía democrática.

Asimismo, señalaron que la actividad de ayer es una advertencia al gobierno de Maduro de “que si no regresa a la vía democrática” los venezolanos volverán a las calles el próximo 3 de noviembre.

“Nosotros no somos unos locos, aquí nadie se parece a los locos que están en Miraflores”, dijo Capriles que agregó: “No somos golpistas, los golpistas están en el palacio de Miraflores”.

Ramos Allup por su parte, tranquilizó con la frase: “No es momento de estar reaccionando emocionalmente cuando tenemos el juego ganado”.

Desde la masiva movilización, la actriz venezolana Tania Sarabia dijo que fue a manifestarse para que se hagan las elecciones, no sólo para revocar a Maduro, sino también para elegir a gobernadores y alcaldes, otros comicios que también se ha pospuesto.

“Se está haciendo presión para que la gente sepa a nivel nacional e internacional que los venezolanos estamos resteados, que no queremos a este gobierno que nos ha destruido nuestro país”, afirmó Tania Sarabia.

El comerciante Moisés Páez (27 años), de la zona popular del oeste de Caracas llamada Carapita, dijo que había ido a la marcha porque se siente culpable por “lo que está pasando con el país” tras comentar que él lamentablemente votó por Maduro.

Páez mostró una pancarta en la que se podía leer: “Era chavista, ahora realista, ¡revocatorio ya!”.

“Ya basta de tanta delincuencia, de tanta inseguridad, tanta falta de comida, pasadera de hambre”, comentó y agregó que a su juicio “el principal problema del país es la delincuencia” tras relatar que en cinco años ha sido víctima del hampa en siete oportunidades.

También dijo que “no es posible que puedas comer cada dos meses cuando llega la bolsita de comida” en referencia a los estatales Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) que creó el gobierno de Maduro a principios de año para hacer frente a la escasez de productos básicos.

“Si firmaste (para activar el revocatorio a Maduro) ya no te la dan (la bolsa de alimentos), esto es horrible, esto no se cree”, aseguró.

El veterinario César Richarson, de 52 años también se movilizó para protestar desde la parroquia 23 de Enero, considerada como el principal bastión del chavismo en Caracas y comentó que esa población “ya no es la misma” que defendía al gobierno pues hay mucha gente desesperada.

“Hay mucha gente viéndole la cara al comunismo como realmente es, que es hambre, miseria y desgracia”, aseveró.

Aclaró, sin embargo, que en el 23 de Enero aún operan muchos “colectivos chavistas” que controlan la zona y que impiden como sucede en muchas otras zonas populares que salgan sus habitantes a protestar contra el gobierno.

“Los colectivos son unos delincuentes armados para actuar en contra de la población”, opinó.

Dirigentes opositores aseguraron que varias personas resultaron heridas en Venezuela luego de participar en las en protestas por la suspensión del proceso para un referendo revocatorio presidencial.

Según los líderes de la oposición, las marchas dejaron decenas de heridos en estados como Mérida y Zulia y otro tanto de detenidos en Monagas, Aragua, Sucre y Táchira.

Fuente: Diario de Yucatán