El Parlamento turco aprobó hoy el estado de emergencia que entró inmediatamente en vigor tras ser anunciado anoche por el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, en reacción al fallido golpe militar del 15 de julio.

ANKARA, Turquía.  (EFE).- El Parlamento turco aprobó hoy el estado de emergencia que entró inmediatamente en vigor tras ser anunciado anoche por el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, en reacción al fallido golpe militar del 15 de julio.

La medida fue adoptada por mayoría simple, con 346 votos a favor de un total de 461 diputados que participaron en la votación en la Asamblea General, de 550 escaños.

Tal y como se esperaba, votaron a favor el gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP, islamista) y el Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), en la oposición.

Se opusieron el socialdemócrata Partido Republicano del Pueblo (CHP), la mayor formación de la oposición, y el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), izquierdista y prokurdo.

“Esta emergencia es para que el Estado trabaje rápida y eficazmente en la limpieza de los elementos de la FETÖ (las siglas con las que el Gobierno turco se refiere a las redes del predicador islamista Fetullah Gülen, a quien responsabiliza de la asonada)“, dijo el ministro de Justicia, Bekir Bozdag.

El objetivo de tal “limpieza” es “no dejar espacio a que se repita un intento de golpe“, añadió.

Bozdag indicó que el estado de emergencia podría durar menos de los tres meses proclamados, respaldando así una declaración realizada hoy por el viceprimer ministro, Numan Kurtulmus, quien avanzó que el Gobierno intentará ponerle fin “en 40-45 días, si da resultado.”

No obstante, horas después, el portavoz de Presidencia, Ibrahim Kalin, advirtió que de no obtenerse los resultados deseados, el Parlamento podría prorrogarlo otros tres meses.

La Constitución permite al Parlamento prorrogar el estado de emergencia todas las veces que lo juzgue necesario, cada vez por un máximo de cuatro meses.

La oposición ha criticado la decisión, y Bülent Tezcan, diputado del partido socialdemócrata CHP, justificó el voto en contra de su grupo al recordar que “el intento de golpe fue impedido con el consenso de todos los partidos.”

“Todos nos levantamos juntos en contra. La normalización no puede llegar con métodos anormales. Podemos superar esta amenaza sólo levantándonos contra ella de la mano en el Parlamento, sin emergencias“, dijo.

La diputada Meral Danis Bektas, del HDP, criticó que la actual ley que regula el estado de emergencia aún sea la implantada tras el golpe militar de 1980.

“No puedes enfrentarte a un golpe con las leyes de otro golpe“, advirtió.

También aludió a fotos en las que se ve que supuestos golpistas detenidos “han sido terriblemente torturados.”

“No se puede tolerar la tortura, ni siquiera para golpistas“, exigió.

Por su parte, Erhan Akcay, del ultranacionalista MHP, que votó a favor, reclamó “que no se causen daños a personas inocentes mientras se castiga a los culpables.”

Además, criticó los fallos de seguridad y de control por parte de los servicios secretos.

Akcay recordó que el propio Erdogan ha reconocido que el pasado viernes fue informado por su cuñado de que había un intento golpista en marcha, reconociendo la “debilidad” de la institución de espionaje.

“Si no puedes gobernar bien, te enteras del golpe por tu cuñado: detrás de todo esto hay una mala administración, un mal gobierno“, sentenció el diputado nacionalista.

Fuente: Diario de Yucatán

SOPORTE AL CLIENTE

HORARIO DE ATENCIÓN

Lunes a viernes 9:00 a 18:30 hrs

Sábados 9:00 a 13:00 hrs

Aceptamos